Momos: Una declaración de amor

Logo Cenar en Barcelona

Hay pocos, muy pocos restaurantes en Barcelona que nos gusten más que el Momos.  Declaración de amor hecha, ya os podéis imaginar la línea argumental de este post: una oda a este pequeño restaurante asiático del barrio de Gracia al que es indispensable volver de vez en cuando.

Y eso es lo que hicimos el pasado sábado: Volver al Momos, el templo en que todas las noches Jordi Brau y los suyos rinden homenaje a los placeres ocultos y no ocultos de la gastronomía asiática.

El Momos es el resultado de los siete años que Jordi Brau, graciense de padre catalán y madre italiana, se pasó viajando por el continente asiático y trabajando en restaurantes de allí. A esa experiencia le debe el haber podido abrir uno de los restaurantes más de moda del barrio, un restaurante en el que recrea recetas asiáticas sin hacer cocina fusión, tal y como suele insistir. Sólo hay una concesión al paladar europeo: en algunos platos rebaja el picante.

Por mucho que la carta sea amplia y que apetezca probar nuevos platos, hay propuestas que no podemos dejar de pedir.

Como sus momos de gambas y vegetales (para nosotras, las mejores gyozas de Barcelona).  Los hacen con masa de harina de trigo, los cuecen al vapor y les dan un toque final de plancha. Son espectaculares.

els-momos-del-momos

Y su tartar de salmón (otra maravilla).

momos-tartar

Y su curry verde de pollo, con poco curry y mucha leche de coco. Suave, delicioso…

curry-momos

Como veis, en la foto nuestro particular festival asiático lo maridamos con un Rioja que nos recomienda Roberta, la alegría de la casa y responsable máxima del buen rollo que reina en el local: Se trata de un Ijalba Graciano, un tinto hecho exclusivamente a partir de uva de la variedad Graciano producida en los viñedos de la propia bodega.

Tras estos tres clásicos (los pedimos siempre) decidimos “arriesgar” con otras dos propuestas, aunque la verdad es que en el Momos se asumen pocos riesgos: todo está de bueno a muy bueno o espectacular…

En esta ocasión pedimos la ensalada koreana Daisy, que es ternera de buey marinada en lima, especies, nabo chino, zanahoria y guindilla. Abstenerse detractores de lo picante…

momos

Y los fardos de bacon con setas orientales, un plato fuera de carta que nos resulta de lo más sorprendente tanto en lo visual como en el sabor y la textura.

momos-farcellet

La cena nos sale por 72 euros (36 por persona). No sé si es caro o barato… pero es tan y tan bueno que ni nos lo planteamos.

Por cierto, no es la primera vez que escribimos sobre el Momos, el restaurante al que siempre llevamos a los amigos de fuera de Barcelona que visitan nuestra ciudad. Mejor carta de presentación que ésta imposible…

Estamos en Facebook. ¿Nos sigues?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s