Nomo: Salvados por el uramaki de salmón, papaya y huevas de tobiko

Logo Cenar en Barcelona

No empezó demasiado bien nuestra experiencia en el Nomo (Jardinets de Gràcia): Mientras esperábamos, echamos un vistazo a la carta que vimos en la barra, que era la de Take Away. Imaginamos que los platos serían similares, así que empezamos a valorar qué pedir.  Nos decantamos por empezar con unas gyozas de jamón ibérico con panko rallado y tomate y un tartar de salmón de Alaska con ikura y mascarpone.

Cuando nos sentamos, llegó la decepción del gourmet caprichoso: Esos dos platos forman parte de la carta del Take Away, cuyos platos se elaboran en una cocina externa, más grande, pero no de la carta del Nomo, según nos dijeron.

Aceptamos el “sacrificio” de no probar el tartar de salmón y pedimos otros platos.

Segunda decepción. Es cierto que el restaurante estaba lleno, pero tardar media hora en servir los platos nos pareció excesivo. Más teniendo en cuenta que era miércoles y pensábamos hacer una cena rápida.

A la media hora, llegó la cena.

De primero, pedimos unos sabrosos fideos Yakisoba y unos makis de salmón (para compensar la “decepción” del tartar de salmón).  Un valor seguro.

nomo-barcelona

De segundo, dudábamos si probar uno de sus sushi moriawase  (literalmente, surtido variado de sushi). Los tienen de 5, 15, 18 y 35 piezas, así que si vais en grupo puede ser una muy buena opción. Sin embargo, nos apetecía más probar algunos de los uramakis más originales que propone el Nomo y así lo hicimos. (Para los no entendidos, sabed que el uramaki es el “sushi del revés”: El arroz está en el exterior y el relleno está en el centro rodeado por una capa de alga nori).

nomo-barcelona-japones

Como somos unas fans del salmón, optamos por el Orange roll: roll de salmón, papaya y huevas de tobiko.

Y vale, sí, lo reconocemos, la mezcla del salmón con la papaya y el punto que le daba las huevas de pez volador nos convenció de perdonar al Nomo por no haber incluido en su carta el tartar de salmón y por la espera de media hora.

¿El resumen? La próxima vez que pidamos japonés en casa “traicionaremos” al Miss Sushi (nuestro proveedor habitual de sushi casero) y llamaremos al Nomo: No nos podemos quedar sin probar el tartar de salmón.

Estamos en Facebook. ¿Nos sigues?

SIGUEME 2 HORIZONTAL copia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s