Antúnez: Cocina creativa asequible al bolsillo medio

Logo Cenar en Barcelona

La cocina progresiva, que tanto debe a Ferran Adrià, tiene tres mandamientos claros: Investigar, avanzar y progresar. Desobedecer las reglas de cualquier escuela, partiendo de bases y evolucionando hacia metas diversas, utilizando técnicas clásicas y ultra-modernas, y con todas las connotaciones que conlleva la palabra “progresiva”. En otras palabras, incluir nuevos ingredientes, usar instrumentos y métodos de cocción no convencionales y expandir los gustos y sensaciones.

canelon-antunez

Foto: @antunezbcn

La cocina progresiva, como podéis imaginar con tanto I+D, es cara e inaccesible para la mayoría de foodies aficionados.

Y quizás por eso la propuesta del restaurante Antúnez está haciéndose un hueco entre la completa oferta de los restaurantes del barrio de Gràcia. Porque permite hacer una sabrosa inmersión en la cocina creativa moderna, en la cocina que va más allá, sin dejar media nómina en el intento.

La chef del Antúnez, Judit Vall-llosada, trabajó con Paco Pérez, chef del restaurante Miramar de Llançà y de la Enoteca del Hotel de les Arts de Barcelona, poseedor de cinco estrellas Michelín y uno de los máximos exponentes de la llamada cocina progresiva. Es de suponer que Vall-llosada debió aprender de Paco Pérez más de un truco sobre cómo resaltar la creatividad y diseñar una carta 100% recomendable, desde los entrantes a los postres.

Por partes.

Empezamos con unas croquetas. Las hay de jamón ibérico, de rabo de toro y setas, de gorgonzola trufada con pera y de calamares en su tinta. Probamos todas excepto las de calamares y nos encantaron. Atención Time Out: Si no lo habéis incluido ya en vuestro ranking de las mejores croquetas de Barcelona, incluidlas, no hacerlo es imperdonable.

Seguimos con una tapa de cecina con pecorino, un queso italiano de leche de oveja, y un pulpo a la gallega con lacón y patatas que nos hizo ver que la noche iba por buen camino.

Y de la cocina tradicional (digámoslo así) gallega al plato más típico de Perú. Porque no os penséis que la chef del Antúnez se iba a achantar ante el plato más representativo del país andino. Diseña el cebiche “a su manera” (así se llama el plato: Cebiche a nuestra manera) y le queda exquisito: Es un cebiche de corvina con emulsión de aguacate y remolacha condimentado (quizás en exceso) con cilantro, una hierba que no gusta a todos los comensales.

cebiche-antunez

Foto: @antunezbcn

El cebiche, precisamente, fue, junto al canelón de foie y pato el gran descubrimiento de la noche. ¡Para volver!

De postre probamos su plato “Pan, aceite, chocolate y sal” que, como os podéis imaginar, lleva esos ingredientes, tiene todos esos sabores y se parece poco o mucho o lo que cada uno quiera que se parezca a la tradicional merienda de hace unas décadas.

Nos falta hablaros del vino, un valor seguro que ya habíamos descubierto en Els Sortidors del Parlament: Un Priorat de Porrera de la bodega Les Cousins, L’Inconscient.

Fans como somos de los restaurantes que “se lo curran”, que se atreven a hacerlo diferente, volveremos. Seguro.

SIGUEME 1 HORIZONTAL copia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s