De Adrià, Hermanos Roca, Ada Perellada y… las bravicas de La Esquinica

Logo Cenar en Barcelona

Nos gusta leer en la carta de un restaurante que la ensalada del día se llama “Hoy hemos hecho esta ensalada” y que tienen latas de mejillones con maracuyá, por ejemplo (Ada Perellada). Suena diferente.  También nos atraen platos llamados “espuma de humo” o “croqueta líquida”, por no hablar de la “tortilla deconstruida” (Ferran Adrià) y pensamos que una raya confitada con aceite de mostaza, mantequilla ‘noisette’, miel, vinagre de Chardonnay, bergamota, mostaza aromatizada, alcaparras confitadas y avellana ahumada (Hermanos Roca) tiene que estar infinitamente mejor que una raya a secas, dónde va a parar.

Quizás tenemos un punto snob, pero nos mola.

Y entonces nos vamos a La Esquinica de Nou Barris…  Y pedimos bravas, pinchos morunos…

Perdón, empecemos de nuevo: Y pedimos bravicas y pinchicos morunicos y pescaíticos friticos y croqueticas de bacalao. Y decidimos hacer una concesión al riesgo (estamos que nos salimos en esto de probar cosas nuevas 🙂 ) y pedimos rabicas de calamar, orejica de cerdico, morrico de ídem y montaditos de longanicica. Salimos a menos de 15 euricos por personica y nos da por pensar lo gratificante que resulta tapear “como toda la vidica” cuando lo que entendemos por “como toda la vidica” es comer bien: sabroso, potente… Colesteroico, sí, ¿y qué?

bravas-la esquinica

La Esquinica no es minimalista ni Lounge ni Zen ni Kitsch. No tiene toques orientales y probablemente ningún decorador de interiores pensó nunca qué formas geométricas eran más adecuadas para dotar de armonía al local ni de qué manera se podía equilibrar el ying y el yang para asegurar un correcto balance de energías. Para más inri, La Esquinica ni siquiera está en una zona de moda, como Gracia, Parlament o el Raval.

La Esquinica, alejada de todo, allá por Nou Barris,  es, simplemente, lo que se ve. Un local sin pretensiones, podríamos llegar a decir. Y nos equivocaríamos: Porque es un restaurante que tiene la máxima pretensión posible: Hacer que las personas pasen un buen rato, como así fue el día en que fuimos (parte del mérito es del restaurante y la otra parte, por supuesto, de las maravillosas personas con las que compartimos el ágape).

Leemos que sus pataticas bravicas (con alioli) están consideradas entre las mejores de Barcelona en multitud de blogs, que siempre que se habla de “bares auténticos” de Barcelona se habla de este restaurantico (mañico, por si no había quedado clarico) y que hasta le hicieron un reportaje en el programa “Callejeros”.

Y entendemos que hay cosas que nunca pasan de moda. Porque ser moderno, quizás, es saber entender qué cosas del pasado siguen mereciendo figurar en el futuro. Y seguro que La Esquinica es una de ellas.

SIGUEME 2 HORIZONTAL copia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s